Nuevos snacks saludables,
ricos en nutrientes y vitaminas.
MITOS
MITOS

1. ¿Los maníes son nueces? No lo son, de hecho son legumbres. Pertenecen a la misma familia que los guisantes, arvejas y porotos. Si los compras al natural, verás que tienes que abrir la vaina seca del cacahuete para sacar las semillas.

2. ¿Las personas que están haciendo dieta, no deben consumir nueces? No es cierto. Existen estudios que dicen que los consumidores de nueces tienden a ser más delgados. El estudio Nuts for Life encontró que, comparados con las personas que no consumen nueces, los que sí lo hacen tienden a tener menos índice de masa corporal, tienen menos tendencia a ganar peso con el paso del tiempo, a tener una dieta de mejor calidad y tienen menos incidencia de enfermedades crónicas.

3. ¿Las nueces engordan? Falso. Las nueces tienen aceites “buenos” o saludables, es decir ácidos grasos mono y poliinsaturados que ayudan a bajar el colesterol.

4. ¿Si eres alérgico a las nueces, no puedes consumir maní?. Falso. Como los cacahuetes no son nueces, sino legumbres, puedes comerlos tranquilamente.

FITNESS
FITNESS

Sigue estos consejos para tonificar tu cuerpo en 7 días ¿te animas?

Cuida tu alimentación: no te mates con dietas extremas, consume alimentos nutritivos y la cantidad de calorías necesarias en tu día a día. La idea es que tu organismo reciba los componentes básicos para aumentar la masa muscular. Recuerda incluir en tu dieta, proteínas, frutas, verduras y cereales integrales que son una gran fuente de energía.

Trabaja con pesas: levantar pesas es una de las maneras más eficientes de incrementar la masa muscular, trabaja las piernas, brazos y el torso.

Si asistes a un gimnasio tu entrenador podría ayudarte a elaborar un programa de rutinas para cumplir tu meta sin lesiones.

No hay excusas: si no acudes a un gimnasio, puedes lograr tu objetivo en casa, sólo necesitas unas mancuernas, ligas y un balón de pilates. Las flexiones de bíceps te ayudarán a tonificar los brazos, mientras que las sentadillas son excelentes para tus piernas.

Deja la pereza: aunque no te provoque o no le des importancia, debes trabajar el torso. Aunque no se note de inmediato, cuando vas perdiendo peso, el trabajo de tonificación en los músculos del torso se hace más evidente. Los abdominales son los más recomendados.

Un poco de cardio: Caminar, correr o nadar son actividades en las que puedes trabajar los músculos de forma diferente al entrenamiento de fuerza. Este tipo de ejercicios fortalece el sistema cardiovascular, ayuda a quemar calorías y estimula el metabolismo.

RECETAS
RECETAS

Ingredientes:

Ingredientes para la ensalada
mezcla de lechugas
pera cortada en rodajas muy delgadas
1 trozo parmesano entero cortado en láminas muy delgadas
Nueces Mixtas Pascual
1 cda vinagre balsámico
3 cdas aceite de oliva
1/2 cdts miel
al gusto sal
al gusto pimienta


Pasos:

1. En una ensaladera poner las hojas de lechugas lavadas y cortadas. Sobre las hojas acomodar las rodajas de pera, los trozos de parmesano y repartir las nueces picadas.
2. Hacer aliño con el vinagre, aceite, miel y la sazón a gusto; se le añade a la ensalada justo antes de servir, para evitar que las hojas de lechuga se ablanden.

FITNESS
FITNESS

Abdominales en suspensión: a diferencia de los entrenamientos comunes, estos abdominales funcionales aéreos son más completos ya que utilizas todo tu cuerpo cada vez que haces los ejercicios. Mejor conocido como Crunch suspendido no es más que colocar una banda elástica fija en una barra, donde colocaremos los pies sobre la cinta y nuestros brazos apoyados en el sueño como si fuéramos hacer flexiones. Luego atraer las piernas hacia el pecho, casi contra el pecho.

Abdominales con ruedas: el único instrumento que necesitas es una rueda, para ello nos colocaremos boca abajo con las rodillas apoyadas al sueño, agarra con ambas manos el eje de la rueda, para luego ir hacia delante y hacia atrás de modo que sea el abdomen el que aguante toda la carga y nos ayude a realizar estos movimientos.

Patadas estilo rana: Solo necesitas colocarte en un banco horizontal apoyándonos con el trasero y las manos, llevar las rodillas hacia el pecho y el tronco a tocar las rodillas, si realizas lentamente los abdominales conseguirás concentrar más la tensión en la zona trabajada

.